entrenamiento-altitud

5 consejos para realizar un buen entrenamiento en altura

Si estás leyendo este artículo es porque ya conoces los beneficios del entrenamiento en altura para deportistas. Estas son unas recomendaciones para que obtengas el mejor rendimiento y tu salud no se vea comprometida.

1. Empieza y acaba tu periodo en altura bien descansado.

La mayoría de expertos coinciden en que 3 semanas es el periodo ideal para la preparación en altura, pero esto no siginifica que esas 3 semanas sean de entrenamiento intenso.

Además los días previos a la subida no deben de contener una carga intensa de ejercicio, más bien de descanso.

Al llegar al destino es conveniente realizar un periodo de adaptación al entorno de entre 3 y 5 días, a partir de los cuales se podrá empezar a entrenar. Del mismo modo hay que dejar un periodo similar previo a la vuelta al nivel del mar o a la altura en la que habitualmente se entrena / compite.

2. Entrena suave

No pienses que va a ser llegar allí y hacer los mismos tiempos que marcas en tu lugar habitual.

Tu cuerpo no está habituado a la falta de oxígeno, debe producir más glóbulos rojos para transportar una menor cantidad de oxígeno, esto va a hacer que te canses antes y que las recuperaciones sean más lentas.

Un buen consejo es utilizar recuperadores que te ayuden a sobrellevar este periodo más intenso.

3. Varía la altura

Tanto para descansar como para aumentar la intensidad del entreno.

Un entrenamiento en altura suele tener lugar en sitios comprendidos entre los 1200 y los 1600 metros de altura. Esa es la altitud recomendada para realizar el grueso de la preparación.

Sin embargo es recomendable descender entre 600 y 800m. tanto para descansar (oxigenar) como para incrementar la intensidad de los entrenos, de este modo tu cuerpo se acostumbra de manera gradual a la falta de oxígeno.

4. Aumenta ligeramente la ingesta de calorías

Un fenómeno asociado a la disminución del oxígeno es el mayor consumo energético, entre 100 y 200 calorías diarias.

Esto no sería mayor problema si no fuese por el hecho de que el cuerpo no transmite la sensación de apetito del mismo modo, ni la de deshidratación.

Aumentando ligeramente la cantidad de calorías y tomando sales minerales adecuadas esta situación no debería presentar mayor problema.

5. Cuida tu sistema inmunológico

La altitud, los desplazamientos y los entrenos implican frío, estrés y cansancio.

Es un cóctel idóneo para contraer un resfriado, gripe o cualquier otra enfermedad asociada a la bajada de las defensas.

Es vital que tu salud esté fortalecida antes durante y después de los entrenos en altura, además de llevar una buena alimentación debes fortalecer tu sistema inmunológico con complementos como los K-Weeks Immune, una garantía para las semanas clave de tu preparación.

 

¿Has entrenado alguna vez en altura?

Cuéntanos tu experiencia en los comentarios.