Cómo recuperar antes de entrenar

Cómo recuperar antes de entrenar

La pasada semana dimos las claves para acelerar tu recuperación tras un entrenamiento, esta semana ponemos el foco en los momentos previos a este, un periodo en el cual quizá no reparamos lo suficiente.

Es una creencia común que para realizar una buena recuperación de nuestro cuerpo debemos poner el énfasis exclusivamente en el periodo post-entreno. Si bien es muy importante aprovechar la ventana anabólica hay estudios que soportan que es aún más determinante la ingesta previa de alimentos.

No carece de lógica esta última afirmación, teniendo en cuenta que dependiendo del tipo de nutrientes su asimilación puede ser más lenta o más rápida. Es por ello que si realizamos un entrenamiento corto puede darse el caso de que la absorción de los alimentos que hemos tomado antes de entrenar se realice precisamente hasta los 30 o 45 minutos después, en plena ventana anabólica.

Sea como fuere nuestro cuerpo va a demandarnos siempre carbohidratos y proteínas para recargar las reservas de las que tiramos, reparar los músculos de los que abusamos y recuperar las sales que consumimos.

Es en este punto en el cual recomendamos que, antes de cualquier entreno exigente, se consuma:

1. Un desayuno rico en proteínas y colágeno

Las proteínas proporcionarán a los músculos el combustible para crecer, y con ello propiciaremos un menor efecto de la destrucción muscular provocada por los esfuerzos. Es una energía de consumo no inmediato, por lo que se recomienda tomar el desayuno al menos 2 horas antes de entrenar.

El colágeno es la principal proteína que ayuda a prevenir las lesiones derivadas de las sobrecargas de los tendones y los tejidos blandos, con lo que tomándolo estaremos evitando la fatiga de estos elementos básicos para nuestro rendimiento.

K-Weeks Immune incluye proteínas,colágeno y una combinación de nutrientes específicamente seleccionados para ayudar en la prevención de problemas articulares y del sistema inmunológico.

2. Una bebida con hidratos

Los hidratos de carbono van a ser nuestra principal fuente de energía. Si en el último entrenamiento hicimos una recarga de hidratos adecuada tendremos los depósitos llenos.

Sin embargo de lo que se trata es de no castigar el depósito de glucógeno en exceso, para poder disponer siempre de energía en un momento determinado. Mediante la ingesta de una bebida energética que contenga hidratos fácil y rápidamente asimilables durante la hora previa al esfuerzo nos estamos asegurando disponer de una fuente de hidratos que nos permita reservar y así no agotar nuestras reservas.

Energy Drink Sub-9 proporciona hidratos de rápida absorción combinados con proteína filtrada de suero de leche y aminóacidos BCAA’s que optimiza la absorción de los mismos.

3. Sales minerales para evitar la deshidratación

En este artículo te explicábamos que la deshidratación es un fenómeno no necesariamente estacional, aunque acusemos especialmente sus efectos en verano.

Dependiendo de nuestra dieta y del consumo de agua necesitaremos una mayor o menor suplementación a base de sales minerales para mantener el equilibrio en nuestro organismo. Es por ello que si tenemos planteado una sesión severa de entrenamiento no está de más prevenir la falta de sales para evitar calambres o deshidratación.

Salts Electrolytes es un producto que reúne los electrolitos necesarios para la prevención de estos problemas en un cómodo formato de cápsula que permite una mejor regulación y control de las dosis sin aportar calorías.

Y tú ¿Cómo previenes la fatiga antes de entrenar?