Las 10 reglas básicas del nadador de larga distancia. Vol.1

Las 10 reglas básicas del nadador de larga distancia. Vol.1

Como sabes, el mundo del triatlón va cogiendo poco a poco aspectos de la natación y lo va diseccionando a su manera, adaptándolo a su deporte, donde la natación juega un rol fundamental en una competición de triatlón. Álex Imbernón nos da las reglas básicas para tener éxito en el segmento de natación.

Como veis en la foto, hay veces en la cuales es mejor apoyarse en alguien, aunque tengas pocas esperanzas en él que en otra persona que no te aporta valor a tu día a día.

Por eso tenemos que saber que somos nadadores “dummies” y que necesitamos aprender y apoyarnos en aquellos que realmente nos van a llevar a ser mejores cada día.

Captura de pantalla 2015-03-18 a les 9.57.26

 

1. Deja de ser un cabezón

Cada vez hay más gente que sabe menos de nadar y entrena como un profesional. Si tu objetivo es un IRONMAN o un HALF-IRONMAN, no sé que haces entrenando sólo cuando solo llevas nadando 2 años. Y encima medio año lo has utilizado nadando porque estabas lesionado y te impedía correr…

Señores, vamos a ser realistas, el cerdito de la foto nada más rápido que nosotros si se lo propone ☺. Por eso debemos apuntarnos a un grupo de entrenamientos donde el entrenador, sea quien sea, te enseñe a entrenar adecuadamente como te mereces.

2. Ser friki sólo te vale para gastar batería del móvil

Deja de observar por el móvil cómo nadan los demás y lánzate a nadar.

La larga distancia requiere mucho esfuerzo y sacrificio. Intenta nadar un volumen de metros que tu tiempo, familia o trabajo te lo permita. Eso sí, intenta que te salga de manera semanal una cifra que doble los metros que tienes pensados competir. Es decir, si vas a competir un Ironman, no entrenes menos de 10000 m a la semana.

 

3. Establécete un plan en base a tus objetivos

Una vez que tengas confianza en tu entrenador, déjale que haga su trabajo para que te establezca un plan de entrenamiento en base al objetivo que le has pedido conseguir.

La larga distancia requiere muchísimo tiempo en los entrenamientos de las 3 secciones. Busca un plan que se adapte a tu forma de vivir y a tu forma de entrenar. No te metas la paliza corriendo el viernes por la mañana, viernes por la tarde natación con series, sábado mañana ruta de 4 h y sábado por la tarde tienes a tu mujer cabreada porque te apetece quedarte en casa tirado en el sofá.

Planifica tus entrenamientos con tu vida diaria! Tri-consejo!

 

4. Déjate enseñar

Por suerte o por desgracia hay muchos entrenadores de natación repartidos por España y por tu zona. Muchos saben donde empieza y termina la fase empuje y otros no.

Elige tú quién mejor creas conveniente, eso sí, asegúrate de que te va a enseñar la técnica correcta para que sepas nadar con efectividad. Busca tus puntos de mejora técnica y trabaja en base a ellos.

 

5. Trabaja la técnica con fatiga

Entrena en base a una fatiga real que te vas a encontrar en la prueba. Como sabes, hay varias fases aeróbicas en las cuales tu cuerpo se encuentra cuando hace ejercicio físico.

Normalmente cuando competimos, nuestro organismo comienza en una fase anaeróbica, pasando más adelante a una fase lineal aeróbica. Intenta entrenar al menos una vez por semana el entrenamiento de técnica con fatiga. Es decir, introduce ritmos medios o altos a los ejercicios de técnica o combina el nado normal y la técnica.

Lee la segunda parte del decálogo aquí de la mano de Álex Imbernón
Puedes contactar con él y pedirle consejo en NadaConEntreno