¿Son los atletas de larga distancia más propensos a infecciones?

¿Son los atletas de larga distancia más propensos a infecciones?

El Doctor José Antonio Villegas, Catedrático y Especialista en Medicina del Deporte, señala en su blog las claves en la alimentación de cara a la prevención de enfermedades en atletas de larga distancia.

Los corredores de larga distancia padecen con frecuencia trastornos gastrointestinales durante el esfuerzo –mareos, náuseas, vómitos, diarrea. Esta función intestinal alterada se asocia con aumento de la permeabilidad intestinal después de esfuerzos y competiciones de duración superior a dos horas.

La disminución del flujo sanguíneo al intestino e hígado durante el ejercicio llega a ser de un 80% cuando la intensidad está por encima del 70% del VO2max, lo que induce cambios en la absorción de nutrientes y en la motilidad e integridad de la mucosa del tracto gastrointestinal, sobre todo si la competición se realiza en un ambiente térmico desfavorable (deshidratación).

Por otro lado, aunque se acepta una relación entre el estado inmunitario y el deporte de alta exigencia, particularmente debido a la constatación del aumento de infecciones respiratorias en deportistas tras esfuerzos extenuantes, la relación ejercicio de alta intensidad frente a disminución del estado inmunitario solo está aceptada a nivel empírico (en animales se ha comprobado también a nivel experimental).

Se acepta, no obstante, que el ejercicio agudo y crónico altera el número y función de las células del sistema inmune innato –por ejemplo, neutrófilos, monocitos y células NK circulantes-, sin embargo, no sabemos si el ejercicio altera la migración de las células inmunes innatas y hay muy poca información sobre los efectos del ejercicio en las células dendítricas (células presentadoras de antígeno).

(…)

Cuando el desayuno habitual no permite tomar alimentos ricos en proteínas y los nutrientes comentados, un buen suplemento sería el que tuviera una proteína de aislado de suero de leche (rica en glutamina leucina y arginina), pre y probióticos (inulina y bacterias ácido-lácticas), beta glucanos, apigenina (flavonoides) y vitamina B6 (tiene una acción favorecedora del sistema inmune reconocida por la EFSA).

Lee el artículo completo en el blog del Dr. Villegas